miércoles, 19 de septiembre de 2012

Cuando un bebe se convierte en angelito

¡Hola chicos!
El día de hoy se lo quiero dedicar a todas las mujeres que en algún momento de su vida tuvieron la dicha de llevar una vida dentro de ellas, pero por razones que estuvieron fuera de sus manos, no pudieron culminar con su embarazo.
Como se sabe, durante el embarazo lamentablemente los primeros meses son riesgosos si una mujer no toma los cuidados necesarios o si derrepente no sabe que se encuentra en la dulce espera y sigue con sus actividades diarias sin ninguna precaución.
Sucede también que una mujer embarazada no puede recibir noticias que la afecten emocionalmente porque pueden tener complicaciones e incluso llegar a perder al bebe sin ocasionarlo, ya que algunas personas son más sensibles que otras y recibir o enterarse de noticias o sucesos impactantes, las pueden afectar al extremo de ocasionar un aborto no deseado.
Ahora, es muy frecuente y una de las principales causas de morbilidad infantil y materna en el primer trimestre perder un bebe debido a un embarazo ectópico, siendo una complicación del embarazo en el cual el feto se implanta y empieza a desarrollar fuera del útero, ya sea en las trompas, en el ovario, o posiblemente en la cavidad pélvica o abdominal, siendo la esperanza de vida de los fetos de tres semanas aproximadamente; es decir, muchas de las mujeres no llegan ni a concluir el primer mes de embarazo. Debemos entender que al encontrarnos en esta circunstancia no podemos atormentarnos ni querer asumir la responsabilidad, ya que es un suceso que se da por causas ajenas a nosotras, no pudiendo hacer algo para evitarlo, es decir, ni con nuestro actuar, ni cambiando nuestro estilo de vida podemos evitar que nos suceda algo tan inesperado y lamentable como un embarazo ectópico.

Debo confesar que conozco de cerca estos casos porque les ha sucedido a personas que yo quiero mucho y es por eso que dedico esta publicación a ellas, porque son personas que, a pesar de haber vivido esta situación siguieron adelante con sus vidas, posiblemente recordando por momentos qué hubiera sido si esto no hubiese pasado, cómo serian sus vidas ahora, seguramente por momentos hacen cálculos y sacan cuentas de cuándo hubiera nacido, de los años que pudiera tener, de los nombres, etc.
Son personas muy valientes y ya de por sí dignas de admirar, personas que siguen creyendo en la vida, en los milagros, en que algún día serán madres porque todo tiene su momento y quizá este, aún no era el suyo. Pues yo les digo que son maravillosas y que SÍ son madres, no en cuerpo pero sí en espíritu y que desde el primer momento que supieron que lo serían sus vidas cambiaron para siempre, porque ahora ya no tenían que pensar en ellas solas, sino en alguien indefenso que las iba a necesitar siempre, desde ese momento maduraron, vieron el mundo con otros ojos, y ahora tienen ese instinto maternal que les hace querer proteger a los demás, a algún hermano, sobrino, primo, amigo, a alguien que creen que los puede necesitar.
Y para terminar quiero decirles que Dios sabe porque hace las cosas, que Él es bueno y nunca nos va a abandonar, Dios convirtió a sus bebés en ángeles que están mirando y cuidando a sus mamás y papás desde el cielo, están en un mejor lugar, seguros y totalmente protegidos y que cuando nos llegue la hora nos reencontraremos con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada